bodas-unroto

Un buen pastel necesita una base sólida, un delicioso relleno y todos los ingredientes del mundo para adornarlo y darle sabor. Hay muchas recetas de pasteles, unas más tradicionales y otras más modernas; pero todas ellas maravillosas.

A nosotras nos gusta imaginar las relaciones como si fueran un pastel: cada una con una crema y un sirope, con o sin chocolate, a veces con frutos secos y otras no, pero todas con un buen bizcocho en la base. Ese bizcocho es el amor, el hilo invisible que une a dos personas y sobre el que construyen todo lo demás: la intimidad, la confianza, las risas, el romanticismo, la pasión…

No nos engañemos, el bizcocho es la parte más aburrida del pastel, pero sin él nada de lo demás tiene sentido; le da soporte y equilibra el postre: sin bizcocho no hay pastel.

Pero si hablamos de pasteles, no hay nada como uno casero. Porque están hechos con mimo y con tiempo y con buenos ingredientes; pero sobre todo, porque utilizamos una receta especial: de las que las madres guardan en cajas de galletas o de las que copiamos de Pinterest, eso da igual; lo importante es que la hacemos nuestra, la mejoramos con la práctica y con el tiempo. Lo mismo pasa con las relaciones, pero te vamos a contar un secreto: conseguir la receta perfecta no siempre es fácil. Por eso queremos ayudaros a encontrarla para que vuestra relación sea la mejor posible: con vuestros ingredientes favoritos (ni los tuyos ni los míos, los nuestros), vuestro tiempo de cocción y vuestro molde.

bodas-unroto

Para que no pierdas el hilo


¿Qué se te ha perdido?

Copyright 2014 All right reserved Bodas Un roto para un descosido S.L ®